5 factores a tener en cuenta en la relación franquiciado-franquiciador


relación entre franquiciado y franquiciador

En Musicopolix sabemos la enorme importancia que tiene gestionar la relación que se establece entre ambos. Y es que,  la relación Franquiciador-Franquiciado es un mundo de realidades subjetivas en el que existen diferentes perspectivas.

Hoy os acercamos cinco factores que Musicopolix trabaja diariamente con sus franquiciados. Lo esencial es entender que, aunque se trate de una relación comercial, debe existir lo que en toda relación: comunicación, confianza, comprensión, conocimiento, información, respeto…

Antes de entrar en materia vamos a analizar el perfil del emprendedor.

¿Por qué ser autónomo?

Muchos contestarían: “Por la ilusión de trabajar para ti mismo” .

Impacta ver las palabras ilusión y trabajar juntas, más aún con la situación laboral que estamos viviendo en España. Es importante detenernos en este punto y reflexionar: ¿quién se plantea abrir una franquicia? Seguramente se trate de una persona emprendedora a la que le rondan por la cabeza diferentes ideas: ilusión, ganas, trabajar en algo que le apasiona, construir un negocio propio…

A groso modo, un emprendedor se hace franquiciado por muchos motivos:

Apoyo. Nunca se encontrará solo, va a contar siempre con el respaldo de todo un equipo: asesoramiento financiero, jurídico, marketing, operaciones…

Compras. En cuestión de compras, el franquiciado obtiene múltiples beneficios, ya que al formar parte de una estructura de compras potente y especializada, multiplica el poder de negociación con proveedores nacionales e internacionales.

Precio. Relacionado con el punto anterior, en la economía actual, con permanentes presiones a la baja en precio debidas a la existencia de consumidores expertos y a grupos con gran poder de compra, el triple beneficio que aporta ser franquiciado, (en el caso de Musicopolix) es: poner en cada tienda un instrumento o accesorio de la mayor calidad, a un precio capaz de convencer al cliente, con un margen que remunera adecuadamente la actitud emprendedora de Musicopolix y de sus tiendas, propias y franquiciadas.

Os resumimos lo que, según nuestra experiencia, son los 5 factores básicos en la relación franquiciado-franquiciador:

1. Comunicación
Aunque parezca algo básico, es el primer factor que debemos a tener en cuenta. A veces se desvirtúa la definición de la palabra comunicación, nosotros entendemos comunicación como un diálogo abierto, una conversación bidireccional en donde existe un emisor, un receptor, un mensaje y un canal pero, sobre todo, un diálogo. Y si a todo ello le añadimos que el trabajo de comunicación tiene y debe de ser continuo ¡lo bordamos! La central debe estar en contacto continuamente con las franquicias, apoyando cada movimiento que quieran realizar, siempre que tenga sentido, claro. Es esencial que se sientan arropados y cuidados. El personal de todas nuestras áreas: almacén, operaciones, comunicación, marketing y atención a clientes están siempre pendiente de sus necesidades, respondiendo eficientemente ante los obstáculos que puedan surgir.

2. Confianza
Al hablar de confianza, nos gusta citar el Dilema del prisionero: “El dilema del prisionero es un problema fundamental de la teoría de juegos que muestra que dos personas pueden no cooperar incluso si ello va en contra del interés de ambas” vía Wikipedia.
Aquí entran en juego dos conceptos importantes: negociación y confianza. En definitiva, este dilema nos explica que si ambos prisioneros cooperan entre ellos, su castigo será menor que si miran cada uno por sus propios intereses. Y es así, en toda relación, es mejor ganar cooperando que perder ambos.

3. Formación
Hay muchos tipos de franquiciados, en Musicopolix creemos que hay que adaptar un modelo de formación personalizado para cada uno de ellos. Apostamos firmemente en la importancia de formar al personal y nos referimos a una formación continuada, que no se resuma solo al momento de firmar el contrato. No debemos olvidar que todo lo que aprendan nuestros franquiciados beneficiará tanto al franquiciado como al franquiciador, facilitando los procesos operativos y de otros ámbitos.

4. Saber dejar hacer
Hay que tener un equilibrio, una combinación de saber hacer, y de incorporar y saber dejar hacer todo aquello que tenga sentido, resulte coherente y sume en favor del cliente, del canal.

5. Adaptar el catálogo a las necesidades del franquiciado
No podemos imponer un catálogo de productos a nuestros franquiciados sin más, hay que buscarle un sentido y escuchar lo que nuestros franquiciados nos sugieren. Os contamos nuestra experiencia: al abrir en Valencia Musicopolix Torrent tuvimos que adaptar un stock especial para ellos, pues la demanda que existe en la Comunidad Valenciana de instrumentos de viento y percusión no es la misma que en Madrid (por ejemplo), y fue todo un éxito. Actualmente trabajamos una línea de producto que probablemente nunca nos hubiésemos planteado.

Franquicias Musicopolix

Vídeo Franquicias Musicopolix

Musicopolix Alcorcón primera franquicia Musicopolix 

+ There are no comments

Add yours

Formulario *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.